INFORMACIÓN SOBRE DIVERSAS ENFERMEDADES | Alfonso chico Veterinario

INFORMACIÓN SOBRE DIVERSAS ENFERMEDADES

[ Volver al listado de categorías ]

Buscar en

LUXACION DE ROTULA

LUXACION DE ROTULA

LUXACIÓN DE ROTULA ( L.R.)
La LR es una de las enfermedades más comunes de la rodilla canina, especialmente en razas enanas y pequeñas
¿QUÉ ES LA LUXACIÓN DE ROTULA?
La rótula ( un hueso incluido dentro del tendón más grande de la extremidad posterior, el tendón del cuádriceps) está en condiciones normales “sujeto” por dos paredes verticales de hueso ( las crestas trocleares del fémur), que permiten el movimiento de arriba abajo ( el que se produce cuando el animal flexiona y extiende la rodilla), pero no el movimiento de la rótula saltando esas crestas trocleares. Cuando de forma congénita (desde el nacimiento) o traumática esa rótula salta la cresta medial (interna) o lateral (externa), se produce una luxación de rótula medial o lateral respectivamente.
¿POR QUÉ ES IMPORTANTE LA LUXACIÓN DE ROTULA?
Si la rótula se “sale de su sitio”, es decir, se luxa, el animal experimenta diferentes grados de cojera, desde pequeños saltitos intermitentes sobre la extremidad afectada hasta verdaderas cojeras de no apoyo. Esto ocurre porque la rótula se lleva con ella todo el tendón del cuádriceps, es decir, el que gobierna la mitad de la musculatura que rodea la rodilla.
Junto con este problema de falta de funcionamiento correcto del cuádriceps, hay otros problemas asociados, sobre todo en el caso de la LR congénita. Concretamente suelen tener deformidades en la cadera, en el fémur, en la tibia y en el tarso ( tobillo). Como la severidad de todas estas deformidades es variable según el paciente, no todas las LR son iguales, por lo que se dividen en 4 grupos: LR Grado I, II, III y IV.
La LR Grado I, por ejemplo, sería aquella en la que la rótula se luxa muy de vez en cuando, y cuando ocurre, basta empujarla hacia su sitio para que aguante en él hasta la siguiente luxación. Las deformidades óseas son prácticamente inexistentes y la cojera o no existe o es mínima.
La LR Grado IV, por el contrario, es aquella en la que la rótula está permanentemente luxada y es casi imposible devolverla manualmente a su sitio original. Las deformidades de cadera, fémur y tibia son severas y la cojera suele ser de no apoyo y contínua (foto).
¿COMO SABER SI MI PERRO TIENE LR?
En primer lugar, el propietario ya puede sospechar la existencia de una LR basado en la forma de cojear y en la raza y edad de su perro:
Suelen comenzar a dar como pequeños saltos “ a la pata coja”, sobre todo al subir escalones o bordillos de aceras, aunque al poco rato vuelven a apoyar la rodilla normalmente. Si se les manipula la rodilla afectada, se pueden detectar crepitaciones o crujidos de la rótula al entrar y salir del surco troclear. Asimismo, suele tratarse de perros de razas pequeñas ( sobre todo caniches, Yorkshires, Malteses, Pomeranian, etc), que empiezan a dar problemas antes del primer año de vida. También las razas grandes ( sobre todo Mastines, Dogos, Terranovas…) tienen un tipo especial de LR, la lateral. Aún asi, la LR puede aparecer en CUALQUIER TIPO DE RAZA Y EDAD, por lo que ante la sospecha el traumatólogo tiene que hacer un examen completo de la rodilla.
Se debe confirmar el diagnóstico de LR con una manipulación básica, y luego cuantificar las deformidades que acompañan la LR en el resto de los huesos de la extremidad con una radiografía.
Es especialmente importante este paso, ya que la solución quirúrgica dependerá de estas deformidades, como veremos más adelante.
También es importante descartar que no haya una lesión concurrente ( simultánea) de rotura del Ligamento cruzado anterior, ya que en muchos casos de LR, este ligamento se va forzando hasta que acaba en una rotura total o parcial.
¿CÓMO SE PUEDE RESOLVER LA LR?
La LR no se resuelve espontáneamente ni con vendajes o antiinflamatorios, sino con cirugía.
Si los síntomas de cojera son leves y ocasionales en muchas ocasiones el animal no se opera sino que se le mantiene con una actividad limitada y revisiones periódicas para que la luxación leve ( Grado I), no evolucione a Grados II, II o IV.
En Grados de luxación II y III, se recomienda la intervención aunque la cojera no sea muy marcada, ya que la rótula al luxarse y reducirse ( salir y entrar) puede acabar ulcerándose y desgastándose por el roce contra el surco troclear del fémur ( hay que darse cuenta que ese movimiento de rozamiento de hueso contra hueso puede repetirse cientos de veces al día). Una vez que aparezcan esas úlceras la cojera se agravará y en muchos casos serán irrecuperables.
En el Grado más avanzado ( IV), la extrema deformidad de fémur y tibia hacen que en ocasiones sea imposible la cirugía o que se desaconseje por su mal pronóstico.
Las técnicas quirúrgicas que el traumatólogo puede usar para resolver la LR son muy variadas, y deben valorarse de forma individual para cada caso, por lo que la experiencia del cirujano es muy importante.
- IMBRICACIÓN CAPSULAR . Es una sutura bajo tensión de la parte de la cápsula articular del lado contrario al cual se luxa la rótula para aumentar la sujeción de la misma.
- DESMOTOMÍA MEDIAL. Es una incisión liberadora de tensión en el lado hacia el que se luxa la rótula
- TRANPOSICIÓN DE CRESTA TIBIAL. Es una osteotomía ( corte) de una parte pequeña de la cresta tibial de la tibia donde se inserta el tendón del cuádriceps que lleva incluida la rótula. Una vez cortado, se le reposiciona con unas pequeñas agujas metálicas en una localización más adecuada para neutralizar la luxación
- SURCOPLASTIA DE RECESIÓN EN CUÑA. Es una profundización de la superficie donde descansa la rótula para conseguir que las dos crestas trocleares ( las dos paredes verticales que tendrían que mantener la rótula en su sitio) la sujeten con más efectividad.
- SUTURA ANTIRROTACIONAL EXTRAARTICULAR. Es un tipo de sutura con un monofilamento de poliamida muy resistente empleado para hacer que la tibia gire en sentido contrario a la luxación y de esta manera conseguir que la rótula permanezca asentada en su lugar habitual

¿QUE RESULTADO TENDRA LA CIRUGIA A LARGO PLAZO?

Si se diagnostica y trata a tiempo, el pronóstico de la LR es muy bueno. Salvo en casos muy extremos, el animal deja de cojear y se puede controlar la re-luxación de la rótula y las deformidades óseas, siempre que las técnicas elegidas sean las correctas. A largo plazo la rodilla puede sufrir artrosis, pero casi siempre es en grado leve y perfectamente controlable incluso sin medicación.


[ Volver al listado de categorías ]